domingo, 7 de octubre de 2012

No me mueve, mi Dios, para quererte

Otros coleccionan... nosotros, cruces.
“Pero nosotros predicamos a Cristo crucificado”
(1 Corintios 1:23)
"Pues no quise saber entre vosotros sino a Jesucristo, y éste crucificado"
(1 Cor 2:2)
Calvario del siglo XVI
Trobajo del Cerecedo (mi pueblo)
(Foto de Jonatan Llamazarez Blanco)
No me mueve, mi Dios, para quererte
el cielo que me tienes prometido,
ni me mueve el infierno tan temido
para dejar por eso de ofenderte.
Tú me mueves, Señor, muéveme el verte
clavado en una cruz y escarnecido,
muéveme ver tu cuerpo tan herido,
muévenme tus afrentas y tu muerte. 
Muéveme, en fin, tu amor, y en tal manera,
que aunque no hubiera cielo, yo te amara,
y aunque no hubiera infierno, te temiera. 
No me tienes que dar porque te quiera,
pues aunque lo que espero no esperara,
lo mismo que te quiero te quisiera.
(San Juan de Ávila)

 Este soneto anónimo, atribuido a San Juan de Ávila (1500-1569), a quien el Papa proclama hoy como Doctor de la Iglesia Universal, figura en las mejores antologías literarias de la lengua española y entre las mejores antologías de la poesía mística. Se sabe por documentos de la época que los franciscanos lo enseñaban en sus Misiones americanas.
This anonymous sonnet, attributed to Saint John of Avila (1500-1569), to whom the Pope proclaims today as Doctor of the Universal Church, is a work found in the best literary anthologies of the Spanish language and among the best anthologies of mystical poetry. It is known, because of documents from that time, that the Franciscans taught it in their American Missions.
Nuestra colección de cruces ha venido casi toda ella de América
Our collection of crosses has come almost entirely from America

10 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias por tu sintonía.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. I liked this post a lot. Beautiful.

    ResponderEliminar
  3. Me alegro, Javier, Risa, de que os haya gustado. A mi también me ha gustado. He tenido la fortuna de contar con una fecha apropiada para publicarla y con la fotografía generosamente cedida por su autor de una magnífica talla de la iglesia de mi pueblo de Cristo en la Cruz y de los mismos años en que se compuso el soneto. El soneto es sobrecogedor.
    Gracias por entrar, leer y escribir.

    ResponderEliminar
  4. Es un soneto precioso. Me lo sé de memoria desde hace muchísimos años, creo que desde el bachiller. Gracias por el recuerdo. Desconocía que se le atribuye a San Juan de Ávila. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario. Las culturas antiguas se cimentaban en la memoria. Nosotros aún aprendimos algunas cosas "de memoria". Hoy casi nada se estudia así. Creo que algo se ha perdido con ello. Ahora me doy cuenta.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. ¡maravilloso!
    Este soneto, que es conmovedor, también ha sido atribuido a Santa Teresa de Ávila.
    La colección de cruces es preciosa.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta este soneto, como tu bien dices es sobrecogedor.
      Tienes un blog muy interesante.Felicidades!!
      Paso a dejarte mis saludos en estas Fiestas y mis mejores deseos de felicidad para el Nuevo Año. Además, con mucho cariño quiero compartir contigo el Premio Dardos.
      Un inmenso abrazo y todo mi aprecio para ti.

      Eliminar
    2. Gracias por tu comentario, Rayén, y por ese premio. Voy a aceptarlo. Un abrazo.

      Eliminar

Gracias por dejar tu comentario y no ser un mero visitante anónimo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...