jueves, 15 de noviembre de 2018

Educación en virtudes. Educación en valores.


La educación cristiana es la “promoción y conducción de la prole al estado perfecto del hombre en cuanto hombre, que es el estado de virtud”. (Santo Tomás de Aquino)
"El fin de una vida virtuosa consiste en llegar a ser semejante a Dios" (San Gregorio de Nisa)
Si tienes una foto de este estilo, eres de mi generación
Recuerdo de la escuela de mi pueblo que se nos enseñaba a leer, a hacer cuentas, historia y geografía de España… y el catecismo. Labor ésta completada sobre todo en la catequesis parroquial.
También nos enseñaban buenos modales.

En años sucesivos se ampliaban todos esos campos de enseñanza. Ya no era simplemente leer sino analizar el lenguaje y las obras principales de la literatura. La historia con más profundidad y de todo el mundo. Lo mismo con la geografía, la física, química, etc. La asignatura de religión también amplió su contenido más allá del catecismo básico, pero no parecía crecer en profundidad y dificultad tanto como las otras asignaturas. Empezó a estar cuestionada por muchos de los ateos y por los enemigos de la religión y pasó a ser optativa.

La fórmula "Educación en Valores" se recibió como una solución polisémica pero aceptable en la sociedad postmoderna tanto por los creyentes como por los ateos o los agnósticos a la hora de abordar esa parte de la educación que no es mera instrucción o enseñanza de contenidos sino que implica la dimensión espiritual y ética del individuo.
Todo el mundo tiene o ha de tener unos valores que guíen su actuar en la vida. Todos reconocen que la amabilidad, el respeto, la verdad, la libertad, la justicia, el trabajo, la responsabilidad, etc. son valores. También es cierto que cada uno tiene su propia escala de valores porque es evidente que ésta guarda relación con las circunstancias de su vida y con sus aptitudes particulares. Por eso cada uno tiene su puesto en el cuerpo social, ejerce unas funciones diferentes y responde a unas exigencias diferentes.

Pero evangelizar y catequizar es mucho más que educar en valores por muy cristianos que sean estos. La labor a la que estamos llamados los cristianos, además de hacer de buen samaritano, por supuesto, es la de anunciar el Evangelio. No podemos limitarnos a transmitir ideas, valores o contenidos culturales. Tenemos que dar a conocer a la persona de Jesús, presentarlo como lo que es: como el Hijo de Dios, como el Camino, la Verdad y la Vida, como el único que puede resucitarnos a la vida eterna del cielo y salvarnos tanto de los sinsentidos de esta vida como del infierno eterno.
“Id al mundo entero y predicad el Evangelio a toda la creación” (Mc 16, 15) “enseñándoles a guardar todo cuanto os he mandado. Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo.” (Mt 28, 20)
Virtudes teologales: fe, esperanza y caridad.
Virtudes morales: prudencia, justicia, fortaleza y templanza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario y no ser un mero visitante anónimo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...